jueves, 17 de marzo de 2016

Las montañas de colores más bellas del mundo están en el Perú 

Cerro Colorado, nombre propio que la gente local utiliza para ubicar su territorio (Beniqunqa) entre dos provincias del Cusco (Quispicanchis y Canchis) por las hermosas vistas de colores que nos brinda este paisaje ya que la tonalidad de los colores lo pone el estado del clima del momento; cuando esta nublado sus colores serán más tenues o más oscuros y si el día está muy soleado los colores serán más claros. 

Durante nuestra travesía tendremos la oportunidad de poder apreciar las variedades de camélidos sudamericanos (llama, alpaca, guanaco, vicuña, etc.) y en un buen día podremos observar las aves más grandes del mundo en su hábitat tal como el Cóndor y podremos ver con suerte el felino andino, el Puma. En fin, esta es una reserva natural con la que debemos de tener mucho cuidado para que estas especies sigan viviendo y reproduciéndose con normalidad.