miércoles, 25 de noviembre de 2015

El papa Francisco minimizó los riesgos de su viaje a África: "El único peligro son los mosquitos"
El pontífice saludó a los periodistas en el vuelo papal rumbo a Kenya y respondió con su típico humor porteño a una consulta sobre la preocupación por posibles atentados en su contra

ABORDO DEL VUELO PAPAL.- Pese a que se trata de una de las giras más peligrosas de su pontificado, el papa Francisco se mostró hoy totalmente sereno, contento y de buen humor cuando, durante el vuelo con rumbo a Kenya -primera etapa de una gira que también lo llevará a Uganda y República Centroafricana- pasó a saludar a los periodistas. En medio de un clima de alerta mundial, cuando alguien le preguntó si estaba preocupado por posibles atentados en su contra, el Papa utilizó su sentido del humor porteño: "El único peligro son los mosquitos". Y después de pasar media hora saludando, uno por uno, a los 74 periodistas presentes en el vuelo papal, se despidió recomendándoles, con gestos y sonriente, que se cuidaran en este primer viaje a África poniéndose aerosol anti-mosquito.

El Papa -que antes de dejar el Vaticano se reunió brevemente con un grupo de mujeres víctimas de trata y prostitución, y sus hijos, según contó el padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede-, apareció en la parte trasera del avión una hora y media después del despegue desde el aeropuerto romano de Fiumicino. Entonces el moderno Airbus A330 del vuelo AZ4000 de Alitalia -con disponibilidad de wi-fi, para alegría de los periodistas-, estaba comenzando a sobrevolar Egipto. El desayuno ya había sido servido.

"Quería saludarlos y agradecerles su presencia y su trabajo en este viaje. Yo voy con alegría a encontrar a los kenyatas, los ugandeses y los hermanos de la República Centroafricana", aseguró, micrófono en mano. "Les agradezco por todo lo que harán para que este viaje dé los frutos mejores, tanto en el plano espiritual, como material", agregó. Acto seguido, como ya se ha vuelto una costumbre, pasó a saludar, uno por uno, a los cronistas, camarógrafos y reporteros de todo el mundo presentes, entre los cuales cuatro kenyatas.