lunes, 2 de noviembre de 2015

“Comida y Bebida”, las ofrendas de Todos los Santos
La ancestral celebración de “Todos los Santos” es una tradición muy enraizada en varios países de América; en nuestro país, en especial en la zona altiplánica, se celebra el 1 y 2 de noviembre, en la que se levantan coloridos mesas y altares para brindar ofrendas a los seres queridos.

De acuerdo a los relatos tradicionales, tanto la comida como la bebida son parte sumamente importante al momento de poner la mesa para difuntos, para saciar el hambre y la sed de las almas, además de cocinar los alimentos que le gustaban al ser querido cuando vivía.

El 1 de noviembre el “Día de los Vivos”, los juliaqueños realizan preparativos para el día siguiente, el “Día de los Difuntos”, además en los hogares ponen mesas, con ofrendas como tanta wawas, frutas, dulces, bebidas, platos favoritos del difunto y reciben la visita de familiares.


El dos de noviembre, los pobladores acuden en familia a los distintos cementerios de la ciudad llevando coronas, flores y las ofrendas de alimentos y bebidas, también realizan oraciones y canticos, previo a ello realizan el arreglo y limpieza de las tumbas de sus familiares.