miércoles, 20 de mayo de 2015

Población de llamas en Puno tiende a disminuir cada año
En 1994, el III Censo Nacional Agropecuario en Puno  contabilizo  1 millón  161 867 (78,4 %)  alpacas; 320 330 (21,6 %) llamas  y  472 guanacos. En 2012 se registran alarmantes descensos, en la actualidad la caída es en 2,3 % anual.

¿Por qué se da esta situación? al respecto nos cuenta Venancio Mamani de 86 años de la comunidad de Alto Pavita – Zepita. “Antes, se usaba como animal de carga, ahora ya hay carreteras en la mayoría de los pueblos. El productor ya no da mucha relevancia a la crianza de llamas. Anualmente, ellos destinan mayor porcentaje para la venta y otra parte  les sirve para su autoconsumo. Hace 35 años atrás  yo poseía cerca 80 a 90 llamas y se reproducían cada año, hoy solo tengo 2 y mis hijos no tienen ni uno siquiera están aquí”, expreso el anciano.
En recurrido por varias provincias del reportaje,  la disminución es por varios factores así como: falta de valor agregado en fibra, carne; reducción de terrenos; migración de personas etc. y   está ocurriendo en todo el altiplano,  en entrevista a los pobladores en pastoreo todos han manifestado que disminuyeron sus llamas y otros ya no cuentan con ejemplares,  se registra una tendencia notorio a la reducción de llamas. 
La llama (en aimara qawra) es un camélido doméstico que tuvo suma importancia en la época incaica que se extendió en las poblaciones andinas contemporáneas de manera independiente en tiempo y espacio, en sectores del sur del Perú, norte de Chile, norte de Argentina, y el oeste de Bolivia. Fue aprovechado al máximo por el imperio Inca: era utilizado como animal para sacrificios, se obtenía carne y lana de él, y era aprovechado como animal de carga por su resistencia el único antes de la llegada de los españoles a América.
Se precisa, la llama es el símbolo patrio boliviano que representa al reino animal o fauna autóctona de Bolivia y se encuentra representada en el Escudo de Bolivia desde el año 2004, al sustituir a la alpaca. También aparecía en el primer escudo del Perú de 1820, si bien luego fue reemplazada por una vicuña. Cabe destacar que la llama también está presente en el escudo comunal de la ciudad chilena de Calama.

La situación también es preocupante en cuanto a la alpaca, su crecimiento  anual es de 3,5%. una cifra muy lenta. Pero peor es la situación de guanaco está en peligro de extinción, de  la vicuña cuyo crecimiento anual es solo de 1,1%. El crecimiento de la población de alpacas y vicuñas es muy lento y preocupante.